CHISTES DEL ETERNO JAIMITO

Jaimito, ¿viste lo que le pasó a Lucía?
– No, ¿que le pasó?
– Se cayó de la terraza del edificio.
– Uh… ¿y ahora dónde está?
– En el cielo.
– ¡A la pucha! ¡¡¡ESO es rebotar!!!

—————————————————-

– A ver, Jaimito, si yo digo “estoy buscando marido”;
¿en qué tiempo estoy hablando?
– En tiempo perdido, maestra.

—————————————————-

– A ver Jaimito, ¿qué vas a hacer cuando seas
tan grande como yo?
– Supongo que dieta, mamá.

—————————————————-

– A ver Jaimito: ¿Qué era tu papá? – pregunta la maestra.
– Cura, señorita.
– Y ¿qué era tu mamá?
– Monja, señorita.
– Ah, entonces tus padres estaban dedicados a
la vida re ligiosa y colgaron los hábitos…
– No señorita, solo se los subieron un poquito.

—————————————————-

– Maestra, cuando termina de hacer el amor con su novio, ¿le da las gracias?
– Ay, Jaimito… que cosas dices…
– ¿Le da las gracias o no?
– Bueno… no, no le doy las gracias.
– Entonces, ¿qué es educación sexual?

—————————————————-

– A ver Jaimito, ¿en qué tiempo está la frase:
“Esto no debería haber pasado”?
– Preservativo imperfecto, maestra.

—————————————————-

La maestra le pregunta a todos en que vinieron al colegio:
– Tú, Carlitos, ¿en qué viniste?
– En un Ferrari, señorita.
– Muy bien, ¿y tú, Laurita?
– Yo vine en un BMW.
– ‘Te felicito!. Así le preguntó a todos hasta llegar a Jaimito:
– Y tu, Jaimito, ¿en qué viniste?
– Yo vine en bici, señorita.
Y todos se rieron en su cara.
Cuando llegó a su casa le cuenta a su papá, quien le dice:
– Mira, la próxima vez diles que fuiste en un Mercedes Benz.
Al otro día, llega Jaimito al colegio y lo mismo:
– Juanito, ¿en qué viniste?
– En un Porsche, señorita.
– ¿Y tú, Luisito?
– Yo en la 4×4.
– ¿Y tú, Jaimito?
– Yo vine en un Mercedes Benz.
– ¡Ah, que bien!, ¿y por qué llegaste tarde?
– Porque se me salió la cadena.

—————————————————-

La maestra le pregunta a los niños:
– Vamos a ver, cuéntenme las buenas obras que
hicieron durante el fin de semana…
a ver Pedrito, tú primero.
– Bueno maestra, ayer ayudé a una viejita a
cruzar la calle.
– Muy bien, a ver Luisito, tú ¿qué hiciste?
– Yo le regalé comida a un mendigo.
– Muy bien, a ver Jaimito, tú ¿qué hiciste?
– Yo evite una golpiza y una violación.
– Bueno… muy bien… pero, ¿cómo hiciste eso?
– Fácil… la convencí…

CHISTES, CUENTOS DE JAIMITO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: