DIABETES. Aprobaron la primera insulina que se inhala

(La Nación, Sábado 28 de enero 2006) En Estados Unidos

Se llama Exubera y tiene el mismo efecto que la inyectable; se aspira por la boca.

Desde la aparición de las primeras insulinas, en la década de 1920, las personas con diabetes que han necesitado esa hormona para controlar sus peligrosamente elevados niveles de azúcar en sangre no han tenido otra opción que inyectársela. El miedo a las inyecciones ha sido y es aún. hoy una de las principales barreras que alejan a los pacientes del tratamiento de esta enfermedad, que afecta al 7% de los argentinos.

Ayer, esa barrera comenzó a ser derribada: la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos aprobó el uso de Exubera, la primera insulina inhalable.

“Hasta hoy, los pacientes con diabetes que necesitan insulina para controlar su enfermedad tenían una sola forma de tratar su condición -declaró ayer el doctor Steven Galson, director del Centro para Evaluación e Investigación de

Drogas, de la FDA-. Es nuestra esperanza que la disponibilidad de la insulina inhalable ofrezca a los pacientes más opciones para un mejor control de su glucemia.”

Exubera es al menos tan eficaz como la insulina inyectable, pero evita las dolorosas o cuando menos molestas inyecciones. Para llegar a esta conclusión, los expertos de la FDA revisaron estudios clínicos realizados en alrededor de 2500 pacientes adultos con diabetes tipo I (en la que el páncreas no produce insulina) o tipo II (el páncreas produce una cantidad insuficiente y el organismo es resistente al efecto de la hormona).

Tos, sensación de falta de aliento, dolor de garganta y boca seca fueron los únicos efectos adversos observados en los pacientes que participaron de los ensayos clínicos. Sin embargo, la falta de experiencia a largo plazo en pacientes con problemas pulmonares llevó a la FDA a establecer ciertas restricciones a su uso: “Exubera no debe ser usada en fumadores o en personas que han dejado de fumar recientemente (en los últimos seis meses)”, advirtió la FDA por medio de un comunicado de prensa.

Asimismo, “no es recomendada para pacientes con asma, bronquitis y enfisema. Es recomendable realizar estudios de la función pulmonar antes de comenzar el tratamiento, y se recomienda repetirlos cada 6 o 12 meses”. Por ahora, su uso sólo ha sido autorizado en adultos.

Como oro en polvo
Exubera -nombre comercial que abarca a la insulina en polvo y a su aplicador, similar a los que se usan para inhalar broncodilatadores – fue inicialmente desarrollado por Nektar Therapeutics, una pequeña compañía de biotecnología californiana, a la que luego se les asociaron los gigantes farmacéuticos Pfizer y Sanofi-Aventis.

Recientemente, Pfizer le compró a Sanofi-Aventis por 1,3 mil millones de dólares el derecho a vender Exubera, un producto que, se estima, le reportará mil millones de dólares anuales. En los Estados Unidos, la insulina inhalable llegaría a las farmacias a mitad de año y se espera que cueste tres veces más que la moderna insulina inyectable.

¿Cómo se aplica esta nueva insulina?
El polvo contenido en el aplicador se inhala por boca, del mismo modo que los broncodilatadores que se usan para el asma, y de allí viaja a los pulmones donde, al ser absorbido, ingresa al torrente sanguíneo.

Su rapidez en hacer efecto la coloca en la categoría de insulinas rápidas, que son aquéllas a las que los diabéticos deben recurrir antes de las comidas, para compensar el ingreso de alimento (y, por ende, de glucosa) en el organismo, pues el papel de esa hormona es permitir que los azúcares ingresen a las células y no queden deambulando a través de la circulación.

“En los diabéticos tipo I, la insulina inhalable puede ser combinada con la insulina basal [inyectable] como reemplazo de las insulinas rápidas que se aplican antes de las comidas – explicó el comunicado de la FDA-. En diabetes tipo II, la insulina inhalable puede ser usada sola, o con medicamentos orales hipoglucemiantes, o con insulinas basales.”

“La posibilidad de contar con insulinas inhalables mejorará la adherencia al tratamiento y permitirá que muchos diabéticos que deben comenzar a usar insulina, pero lo evitan por miedo a las inyecciones, empiecen el tratamiento”, comentó el doctor José Braver, endocrinólogo del Hospital de Clínicas y encargado de la Clínica de Pie Diabético de Fleni.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: